Hace unos días se publicó la noticia de que la empresa de energía española EDP iba a poner en marcha un proyecto solidario. Dicho proyecto consiste en donar la energía generada por el público en los espectáculos que representen en el teatro Gran Vía, en Madrid (actualmente se trata del musical “El Jovencito Frankenstein”).

¿El público genera energía? Bueno, sí, todos generamos energía hasta con nuestros pasos sobre el suelo pero, en este caso, la energía generada era la proveniente de las emociones de los espectadores.

¿Y cómo se puede medir eso? Fácil: Las risas, los vítores, los aplausos… Todo el sonido generado por todas esas muestras de emoción. Parece obvio, cuánto más ruido, más energía.

Pero, ¿podemos discriminar las emociones positivas de las negativas? ¿Podríamos medir si la gente disfruta o si abuchea? En el teatro simplemente captan el ruido, sea cual sea. Así que no, no pueden.

Pero en NeoSound sí que han encontrado la forma. NeoSound es un sistema de análisis de audio para call/contact center que puede procesar automáticamente una gran cantidad de grabaciones de llamadas e identificar cuáles contienen emociones.

Aquí sí que se identifican las emociones positivas y las negativas. Sabemos si un cliente está enfadado o contento, si grita o ríe, si el agente tiene una conversación educada o si pierde los nervios con él.

Una buena medición de las emociones sí que ayuda a entender bien al cliente y mejorar la calidad de la atención prestada. Y con NeoSound podemos lograrlo. Para más detalles puede consultar aquí.

Fill out my online form