En la actualidad, empresas en países como Alemania están siendo más productivas a un menor coste y no se debe al crecimiento del consumo o del PIB, si no a las pequeñas y medianas empresas del sector TIC que colaboran con estas empresas abriendo nuevos canales de ventas, provocando sinergías y alianzas estratégicas, mejorando sus costes medidos en tiempo y dinero, la eficiencia de comunicación y el “know how”.

Gracias a estas empresas, la productividad, rentabilidad y reducción de costes es posible en épocas donde la economía empeora y el consumo diminuye; el problema de fondo es que las empresas españolas se han creado hábitos durante muchos años y el saber hacer tradicional que tienen, les dificulta mirar otras posibilidades innovadores y que ayudan a mejorar los costes.

La mejor manera para afrontar la crisis es contar con un partner tecnológico, que comprenda y le ayude a encontrar nuevos canales de venta, estrategias innovadoras de marketing para captar y fidelizar clientes, reducción de costes y eliminar los costes ocultos.